Hacia ciudades inteligentes,
sustentables e inclusivas.

Desde eventos climáticos extremos (incendios, sequías y más) hasta el preocupante deshielo en los océanos, el 2023 dejó en claro que el cambio climático es una realidad urgente y quedó grabado en la historia como el año con la temperatura más elevada desde que se tiene registro. Aunque los desafíos son enormes, también se vislumbran señales de esperanza en medio de la adversidad

El año 2023 será recordado como un hito crucial en la historia climática de nuestro planeta. Según el Servicio de Cambio Climático de Copernicus, el 2023 fue el año más cálido registrado desde que se tienen datos, superando no solo los registros previos, sino también desencadenando una serie de eventos climáticos extremos en todo el mundo. Ya lo venía alertando el IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático) cuando en su 4to informe anual planteaban el año pasado que la situación ambiental del planeta era muy preocupante y a este ritmo la temperatura global podría aumentar 3,2°C hacia 2100 (más del doble de la meta). Además dejaban en claro que casi la mitad de la población mundial vive en contexto de vulnerabilidad frente al cambio climático.

Frente a dicha advertencia, en esta nota te contamos  cómo el 2023 efectivamente se convirtió en un año sin precedentes en términos de temperaturas globales y los desafíos ambientales que enfrentamos.

El informe del Servicio de Cambio Climático de Copernicus revela que el 2023 fue 0,60°C más cálido que el promedio de 1991-2020 y 1,48°C más cálido que el nivel preindustrial de 1850-1900. Este aumento de temperatura sitúa al mundo al borde del límite crítico de 1,5°C establecido por el Acuerdo de París. Samantha Burgess, directora adjunta del servicio, destaca que “los récords climáticos cayeron como fichas de dominó”, subrayando la gravedad de la situación.

El 2023 estuvo marcado por fenómenos climáticos extremos, desde olas de calor hasta inundaciones, sequías e incendios forestales según la región del planeta. En Argentina, por ejemplo, hasta octubre, se registró el año más cálido desde 1961. Estos eventos extremos son una clara señal de que el cambio climático está afectando a todas las regiones del mundo.

Las temperaturas medias de la superficie del mar alcanzaron niveles récord, contribuyendo a olas de calor marinas en varias cuencas oceánicas. La transición a El Niño en 2023 y la disminución récord del hielo marino en la Antártida son preocupantes. La reducción del hielo marino del Ártico también fue notable, alcanzando mínimos históricos en varios meses del año.

El informe destaca que las emisiones globales de carbono provenientes de incendios forestales aumentaron un 30% en comparación con 2022, principalmente impulsadas por los devastadores incendios forestales en Canadá. Este fenómeno contribuyó significativamente al aumento de las temperaturas globales.

A pesar de los desafíos, el 2023 también presenció algunos signos de esperanza. La transición hacia las energías renovables continuó, aunque a un ritmo que muchos consideran insuficiente. Además, el 50º aniversario de la Ley de Especies Amenazadas resalta que algunas especies, a pesar de las dificultades, están mostrando signos de recuperación.

El 2023 será recordado como el año más caluroso de la historia, con impactos significativos en el clima global y eventos climáticos extremos. La urgencia de abordar el cambio climático se destaca claramente en los datos presentados por el Servicio de Cambio Climático de Copernicus. La necesidad de descarbonizar la economía y prepararse para el futuro se vuelve más evidente que nunca. En medio de los desafíos, persisten oportunidades para revertir la situación y construir un futuro más sostenible.

tienes que ser suscriptor para comentar