Hacia ciudades inteligentes,
sustentables e inclusivas.

Nuevas tecnologías buscan imponerse en la industria de baterías para vehículos eléctricos. Desde reducir el tiempo de carga, promover el intercambio de baterías o bien desarrollar baterías en estado sólido surgen nuevos desafíos que impactan sobre empresas lideres como NIO, Geely, CATL, entre otras. Conoce las tendencias 

La industria de las baterías de vehículos eléctricos está experimentando una evolución significativa, impulsada por la demanda creciente de vehículos eléctricos y la necesidad de soluciones sostenibles en todo el mundo. En este contexto, las empresas líderes buscan profundizar nuevos desarrollos y negocios. Ideas diversas buscan posicionarse en el mercado, desde continuar mejorando la celeridad para la carga, hasta transicionar a baterías de estado sólido, o bien un nuevo intento para profundizar las baterías intercambiables

Aquí te contamos algunas tendencias remarcables que hacen a este innovador negocio.

El tiempo de carga es uno de los principales desafíos en la industria de las baterías para vehículos eléctricos, porque tiene un rol clave para dinamizar el mercado. En ese sentido, empresas como CATL en China, líder en el mercado mundial de baterías, están trabajando en la próxima generación de baterías con el objetivo ambicioso de cargar un kilómetro extra en solo un segundo.

Recientemente, CATL presentó una batería 5C, un avance significativo que permitiría cargar 500 kilómetros en tan solo 12 minutos. Estos desarrollos prometen una revolución en el sector, reduciendo los tiempos de carga y aumentando la autonomía de los vehículos eléctricos.

NIO es una empresa china de coches eléctricos que impulsa la movilidad sostenible en múltiples sentidos e intentó dinamizar en los últimos años en una idea disruptiva: estaciones de intercambio de baterías. Este avance tecnológico también es crucial para la adopción masiva de vehículos eléctricos, pero al mismo tiempo uno de los principales problemas que impide la escalada de este tipo de movilidad.

Sin embargo, ha enfrentado desafíos económicos en los últimos meses debido al alto costo de sus estaciones de intercambio de baterías. A pesar de que esta tecnología ha sido muy bien recibida por los clientes, el gasto acumulado ha generado pérdidas sustanciales para la empresa.

Es por eso que desde la compañía están explorando colaboraciones estratégicas para impulsar el desarrollo de tecnologías de baterías intercambiables. Para abordar estos desafíos, NIO ha buscado alianzas estratégicas con otros fabricantes asiáticos, como la reciente asociación con Geely, propietario de marcas europeas como Smart, Lotus y Polestar que marca un hito importante. Ambas empresas cooperarán en el desarrollo de nuevas baterías, la tecnología de intercambio y la expansión de estas instalaciones.

La asociación estratégica entre Geely y NIO tiene como objetivo estandarizar el intercambio de baterías y su tecnología. Ambas empresas desarrollarán conjuntamente dos estándares de baterías para coches privados y vehículos comerciales. Esta colaboración busca acelerar el funcionamiento y la promoción del intercambio de baterías, considerado por NIO como “la mejor solución de recarga del sector”. 

En este contexto es que NIO también ha expresado su interés en expandir su red de estaciones de baterías intercambiables a través de conversaciones con otros fabricantes. Audi es una de las marcas que ha mostrado interés en este modelo de intercambio de baterías para sus modelos eléctricos más lujosos.

Con China a la cabeza de esta industria (ya representa más del 40% de la producción mundial), los cambios tecnológicos también tienen epicentro en el gigante asiático. Ya pensando a gran escala, la industria de baterías recargables está viendo un impulso significativo en China, donde empresas como CATL y BYD trabajan en nuevas tecnologías con el objetivo de cargar más rápido y a precios más asequibles.

Pero no sólo eso. También un proceso de creciente posicionamiento de las baterías en estado sólido. que se diferencian de las ya conocidas baterías de litio. en varios aspectos: cuentan con una gran densidad energética, un menor peso y, especialmente, menor degradación. O sea, no pierden capacidad a medida que transcurren sucesivos ciclos de carga. Es por eso que se considera que las baterías en estado sólido pueden revolucionar el sector, ya que permitirían gran autonomía en un escenario de recargas muy cortas sin degradar el sistema. Es más, para Simon Erhard, uno de los ingenieros jefe de BMW a cargo de su unidad de baterías, “las baterías de litio han llegado a su pico. En unos 10 años todo serán baterías de estado sólido”, aseguró el año pasadoEl avance tecnológico en baterías en todos estos frentes es esencial para la transición hacia la movilidad eléctrica sostenible. Mientras empresas como NIO enfrentan desafíos financieros, las asociaciones estratégicas, como la de NIO y Geely, son fundamentales para impulsar el desarrollo tecnológico y establecer estándares en la industria. A su vez, con desarrollos prometedores como las baterías 5C de CATL, la industria se encamina hacia soluciones más eficientes y rápidas, allanando el camino para la adopción masiva de vehículos eléctricos y abriendo nuevas oportunidades de colaboración en el sector.

tienes que ser suscriptor para comentar