Hacia ciudades inteligentes,
sustentables e inclusivas.

Descubre el fascinante universo del crowdfunding, una revolución financiera que conecta sueños con inversores. Desde plataformas internacionales como Verkami y Patreon hasta iniciativas regionales como Ideame y Crowdium, exploramos cómo este fenómeno ha transformado la financiación de proyectos. 

En la era digital, la financiación colectiva, también conocida como crowdfunding, ha emergido como una poderosa herramienta para transformar ideas en realidad. Este sistema colaborativo permite a emprendedores reunir fondos de numerosas personas interesadas en respaldar una iniciativa particular. En este artículo, te contamos qué es el crowdfunding, destacaremos ejemplos internacionales y regionales conocidos e incluso repasaremos uno de sus usos: con el caso puntual del crowdfunding inmobiliario.

El crowdfunding es un modelo de financiamiento que se basa en la colaboración de la comunidad. Los emprendedores presentan sus proyectos en plataformas en línea, y los usuarios interesados aportan pequeñas cantidades de dinero para respaldar esas iniciativas. La premisa central es que es más fácil obtener pequeñas contribuciones de muchas personas que grandes sumas de unas pocas.

Quienes invierten a menudo reciben recompensas, que pueden variar desde regalos relacionados con el proyecto hasta acciones del mismo. Este sistema ha ganado popularidad gracias a su capacidad para democratizar el financiamiento y brindar oportunidades a una amplia gama de proyectos.

Existen distintos formatos y fines, por ejemplo:

  • Crowdfunding de recompensa (Reward based crowdfunding): en el que se  ofrece un producto o servicio a como contraprestación al aporte de cada persona.
  • Crowdfunding de inversión (Equity based crowdfunding): en el que se entrega a las personas que aportan fondos una participación en el capital o en los beneficios del proyecto. O sea, los aportantes se vuelven inversores del proyecto.
  • Crowdfunding de préstamo (Lending based crowdfunding): en el cual se ofrece a los aportantes de fondos el retorno de la cantidad aportada más un tipo de interés. En ese caso estas personas pasan a ser prestamistas del proyecto.
  • Crowdfunding de donación (Donation based crowdfunding): es un perfil altruista y no se ofrece ningún retorno a los aportantes.
  • Crowdfunding de recompensa por donación (Donation-reward mix based crowdfunding): es cuando se ofrecen recompensas a cambio de fondos que son donados a una causa.

Para expandir el crowdfunding a nivel internacional, diversas startups y emprendimientos tecnológicos han aparecido para solucionar el financiamiento colectivo. En muchos casos priman los fines sociales. Aquí vemos algunas de las más destacadas a nivel global o bien de América Latina. 

  • Verkami: Destacando como una de las principales plataformas europeas, esta plataforma se enorgullece de su enfoque en la cultura y la creatividad. Con una tasa de éxito del 74%, ha financiado casi 11 mil proyectos, recaudando más de 55 millones de euros. Esta plataforma cobra un 5% de lo recaudado y un 1,35% por la gestión de pagos.
  • Patreon: Esta plataforma se presenta como un espacio perfecto para que los creadores ofrezcan suscripciones a cambio de acceso exclusivo y una conexión más cercana con su audiencia. Las comisiones oscilan entre el 5% y el 12%, además de la comisión por la gestión de pagos en línea.
  • Indiegogo: Es una plataforma que lanza campañas para una variedad de causas, incluidos proyectos sociales. Si bien es muy amplia, ofrece opciones flexibles de financiamiento, lo cual puede ser beneficioso para proyectos con objetivos variables.
  • GlobalGiving: se trata de una plataforma diseñada exclusivamente para organizaciones benéficas y proyectos sociales en todo el planeta. Conecta proyectos con donantes internacionales.
  • Idea.me: Destacándose como una de las plataformas más populares en Latinoamérica, Ideame se centra en campañas sociales, culturales e ideas creativas. Acepta diversas monedas con presencia en Argentina, Brasil, Colombia, México, Estados Unidos, Chile y Uruguay, entre otros países y opera con dos modelos de crowdfunding: “todo o nada” (solo se cobra el dinero recaudado si se logra el objetivo planteado) o “todo suma” (se cobra lo recaudado aún no llegando al 100%). Aunque su porcentaje puede llegar al 17%, Ideame retiene el 10% de estos.

Entre diferentes usos, un tipo de crowdfunding que ha ganado popularidad en los últimos años es el que tiene fines inmobiliarios. En países como Argentina, donde hay restricción crediticia y la tasa de inflación es elevada, el crowdfunding inmobiliario puede volverse una importante herramienta de inversión, sobre todo para pequeños inversores que suelen invertir en la banca tradicional y también  buscan alternativas de mayor rentabilidad, tanto en pesos como en dólares. Tomando el caso argentino, han surgido casos de diversas dimensiones, aquí sólo van algunos ejemplos.

  • Crowdium: Desde 2015, Crowdium busca democratizar el mercado inmobiliario. Con 29 fideicomisos activos, más de 100 propiedades y 155.000 inversores, se esfuerza por permitir que todos participen en proyectos inmobiliarios. Su enfoque 100% online y la rentabilidad estimada del 10% anual en dólares lo hace atractivo para inversores.
  • Bricksave: es una plataforma que financió la adquisición de 272 propiedades por más de US$ 35 millones, con casi 22 mil suscriptores. Según informan, su modelo de negocio da cuenta que se puede ingresar fácilmente con una inversión de sólo US$ 1.000. “Los inversores financian colectivamente la compra de una propiedad y los ingresos se generan a partir de los ingresos por alquileres. Además, el valor de la propiedad puede aumentar durante el plazo de la inversión, que se distribuirá a los inversores tan pronto como se venda la propiedad”, informan en su propia web.
  • Z Inversor: es una plataforma de inversión digital de menor dimensión que las anteriores y más acotada. También brinda opciones accesibles en monto, modalidad y alcance, que propone inversiones desde US$ 1.000 y elevada rentabilidad. Lo hace a partir de una plataforma desarrollada por la conocida empresa de software Julasoft.

En conclusión, el crowdfunding ha demostrado ser una fuerza impulsora en la materialización de proyectos de diversos temas y objetivos a nivel mundial. Plataformas internacionales y locales, como las mencionadas, ofrecen oportunidades para respaldar una amplia variedad de iniciativas, desde proyectos sociales y culturales hasta desarrollos inmobiliarios. Sin dudas, un nuevo esquema de financiamiento que vino para quedarse y crecer.

tienes que ser suscriptor para comentar